Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2007

Huanchaco, playa y aires nuevos

Llegué a Trujillo pero mi destino final era Huanchaco. Esta vez me hospedé en el famoso balneario y no como siempre en Trujillo, pues el Festival de la Marinera tenía ocupados los principales hoteles. Al principio no pensé que era una buena idea, pues estar lejos de la ciudad implicaba que todos los días iba a perder los 25 ó 30 minutos por viaje que separan a playa y ciudad. Pero me equivoqué.

El trayecto diario valió la pena, fue como estar en otro mundo. Yo viajo con regularidad a Trujillo y lo cierto es que ya me había aburrido (a pesar que es una ciudad muy bonita), pero gracias a Huanchaco estoy reinventando mis memorias de esta región de Perú. Los días y tardes son apacibles, no hay nada como un paseo por el malecón o almorzar teniendo de fondo el mar. Y ni qué decir de caminar por el muelle. Pero todo esto de lunes a sábado, porque el domingo Trujillo se traslada por completo y la playa está repleta de familias enteras, grupos de amigos, autos y carretillas. Algo no del todo …

Inicié el 2007 en Arequipa

El primer día del año ya estaba rodando hacia el sur, más específicamente a la ciudad de Arequipa. Fue por trabajo, como casi todos mis viajes, pero aproveché en quedarme unos días más exclusivamente para hacer turismo.

Las iglesias del centro son preciosas y la catedral en especial, tanto por dentro como por fuera. Arequipa es una ciudad que siempre me ha gustado, sin embargo nunca tuve tiempo de visitar muchos lugares pues siempre estuve por trabajo. Sólo conocía Yanahuara, el mirador de Sachaca y el mirador de Chilina. Pero esta vez además de las iglesias pude conocer la Casa del Moral (en la foto), una preciosa casa museo, donde a lo largo de cientos de años han vivido muchas familias importantes y que ahora es paso obligado para los turistas. Pero el plato fuerte sin lugar a dudas es el Convento de Santa Catalina, una ciudadela llena de calles, patios y "mini-departamentos" donde antiguamente las religiosas vivían su consagración a Dios. Nos contaba la guía que las rel…