Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2014

Las Clases De Pintura (Capítulo 3)

Por: Juan Estuardo

Juan despertó acompañado esa mañana, era una mujer mayor que él. “Muy bonita, muy bonita, tiene unos cinco años más que yo”, me contaba unas semanas después, cuando vine aquí por primera vez, a su departamento. No pasó de ser un amor ocasional, unos días después pelearon y no se volvieron a ver, por lo menos hasta donde seguí esa historia no volvió a cruzar palabra con ella.
Cuando terminó de desperezarse vio el reloj, tenía el tiempo justo para llegar a la Escuela de Artes. Al levantarse se quedó al pie de la cama mirando a su recién amante. Sorprendido, distinguió un chupetón en su cuello, no recordaba haberla mordido, habían tomado tanto que ni siquiera recordaba bien el propio acto. “Por qué me siento tan complacido si no recuerdo cómo lo hicimos”, reflexionó. Ese cuello mordido le inspiraba, “Amante con cuello amoratado”, tituló a esa obra fantasiosa. En todo caso recién la pintaría en París, pues en esta ciudad nunca alcanzaba la inspiración necesaria para pinta…

Las Clases De Pintura (Capítulo 2)

Por: Juan Estuardo

La noche anterior no dormí hasta las tres de la mañana terminando la pintura que presentaría como trabajo final del curso. Quedé satisfecho, pero a pesar de ello dormí con sobresaltos. ¿Estaría nervioso? Probablemente sí. Nunca antes le había puesto tanta pasión a un proyecto, como le había comentado unos días antes a la linda chica. Es más, ni yo imaginaba el impacto que causaría en el auditorio.
Ya en la mañana, cambiado para ir a la Escuela de Artes, bajé al sótano de mi casa donde se encontraba el taller de trabajo, para recoger el cuadro y cubrirlo con papel. Fue en ese momento cuando reparé en lo bello de la pintura, que ahora se encontraba iluminada por la luz del día, que ingresaba en unos tímidos rayos de sol a través de las ventanas superiores de la habitación. Estas ventanas estaban a nivel del suelo de los jardines.
Llevé la pintura hasta el auto, la coloqué en el asiento trasero y así me dispuse a ir a la Escuela. Mientras conducía, sin saber por qué, pues…

Las Clases De Pintura (Capítulo 1)

El día de hoy les presento el primer capítulo de una novela que empecé a escribir hace muchos años pero nunca publiqué, la iré entregando por capítulos, esperando recibir sus comentarios y críticas.

Cuando entré al departamento que años atrás fue el escenario de los hechos, pude comenzar a reconstruir todo lo ocurrido. Muchos dicen que cuando uno regresa al lugar donde aconteció cierto suceso, puede recordar todo con lujo de detalles, sin importar cuánto tiempo haya pasado. Eso es lo que me ha ocurrido desde la semana pasada en que decidí instalarme aquí. Es cierto que algunas cosas de las que voy a contar nunca las vi, pero ahora las imagino como si las hubiera visto de cerca. Él era un pintor exitoso a pesar de su juventud. Juan del Monte era su nombre. Desde niño la pintura fue su gran pasión, en cierta ocasión me contó que una vez a los ocho años había pintado un autorretrato, “una obra preciosa”, me decía feliz mientras tomábamos café, justo al frente de donde ahora estoy escribien…

Cuando Llueve Me Acuerdo De Ti

Cuando el agua de la lluvia
desborda una vereda, me acuerdo de ti.

Y cuando ella cae diagonal,
como rayo de luz a una ventana.

Y si ella resbala por un tejado
y gota a gota cae sobre una misma hoja.

Me acuerdo de ti,
cuando tamborilea, lea,
sobre un cilindro de metal.

Y cuando un niño chapotea
en un charco que quedó tras escampar.

Y no porque lo vivimos,
sino porque terminamos antes que inicie la lluvia.

Yo me acuerdo de ti,
cuando la lluvia cae fina y persistente
sobre un lago llenándolo de ondas.

Como picotazos invisibles de pájaros alegres.

Y ahora estoy protegido por un techo volado,
bajo el cual estoy sentado viendo la lluvia caer.

Y yo me acuerdo de ti,
ese último día de otoño antes que llueva,
mirándome.

Por: Juan Estuardo
(Cuaderno Minerva No. 3, 27/May/2014)
Foto: Sonia Madrigal
Poesía