Ir al contenido principal

Gung Ho: La felicidad de trabajar en equipo



Las tres características de un trabajo en equipo más productivo y más feliz
(Gráfica realizada por el autor de este blog)



“Gung Ho” es ante todo una filosofía de vida. El término proviene de una palabra china que significa "Trabajar juntos". Lo que busca es que entendamos por qué estamos aquí, para qué vinimos, hacia dónde vamos y cómo avanzar hacia una meta trabajando en equipo. Por tanto, en ese sentido, trasciende el ámbito de los negocios o de una disciplina en particular. Estas técnicas se basan en la forma en que algunas especies de animales desarrollan su trabajo en equipo y la convierte en una herramienta práctica para que nuestro esfuerzo sea más eficiente y productivo.

Para ir en orden comentaré cada una de las tres partes en las que se fundamenta y la forma en que impacta en los miembros del equipo de trabajo.

1) El espíritu de la ardilla

Encontrar el sentido de lo que hacemos es fundamental. Es cierto que tal vez el trabajo nos puede motivar porque, por ejemplo, ganamos el dinero que nos permitirá alcanzar una mejor calidad de vida. Pero lo que propone “Gung Ho” va más allá, es disfrutar lo que hacemos en sí mismo para que así nuestro trabajo valga la pena, saber que a través de él contribuimos a un mundo mejor. Todo esto enmarcado dentro del cumplimiento de unos valores que son los que rigen nuestras estrategias y nuestras acciones. Hacer el bien, respetar a los demás o cuidar el ecosistema.

Se hace evidente porque la gente tiene una energía positiva.

2) El método del castor

Definir el terreno en el que nos movemos y las metas que pretendemos alcanzar. Nuestras acciones deben ir orientadas a un fin específico.  Sólo nos podemos mantener en control y enfocados, si estas metas son de conocimiento del equipo y compartidas por los miembros. El administrador o gerente es el que escoge y capacita, de acuerdo a las capacidades de cada uno, luego debe generar la confianza y “soltar las riendas” para que las personas ejecuten su trabajo de acuerdo a sus habilidades y estilo propios.

Se hace evidente en la buena relación entre jefes y empleados.

3) El don del ganso

Estimularse unos a otros genera entusiasmo. El estímulo es el combustible para avanzar. Es importante tanto el reconocimiento a través de la felicitación como del incentivo monetario. Para esto es necesario cuantificar los logros del equipo y así saber en qué parte del camino estamos. Es necesario buscar lo positivo y resaltarlo para que el reconocimiento sea oportuno. Esta es la mejor manera de alcanzar nuestras metas y ser felices.

Se hace evidente en el compromiso y lealtad de los miembros del equipo.

Conclusión:

“Gung Ho” no es una solución rápida y por lo tanto no es mágica. Hay que disfrutar lo que hacemos, compartir los sueños, respetar a los demás y a sus capacidades, y alentarnos unos a otros para llegar más lejos. Esto toma tiempo, hay que hacerlo parte de nuestra vida a través de la práctica, rodearse de buena gente y trabajar en la búsqueda de un sentido.



Como dice uno de los personajes del vídeo, aplicar Gung Ho significa:

"Elegir disfrutar cada día y trabajar para que este día sea más productivo que el anterior".

Y tú, ¿Disfrutas tu trabajo? ¿Sabes por qué es importante para los demás? ¿Gozas de libertad para crear tu propio método de trabajo? ¿Tienes el reconocimiento que esperas?



Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Poema a Huacachina

Por: Juan Estuardo

Desierto,
la mente en blanco.
Pero a veces viene una idea
y cruza las dunas como un rider.
Y es un alboroto
la conciencia si los tubulares
muestran su poder.
Más tarde un breve silencio,
los boogies descansan.
En inglés "Sunset":
una llama de esperanza para la noche sola.
En castellano "Crepúsculo":
toda una vida en muy pocos minutos.
Y luego las ideas regresan
a toda velocidad a su punto de partida,
a algún hostel olvidado de la Huacachina
donde comenzó todo.
Y es la noche.
Y es el silencio.
Es la nada otra vez en el desierto.

(Domingo 3/Agosto/2014, tomando un café en El Quinde de Ica)
Foto: Tomada por el autor de este blog en Huacachina (Ica, Perú)

Haz que tu enfermedad sea una pista de despegue

Por: ©Juan Estuardo

A veces el inicio de un cambio se da cuando tocamos fondo, sea por una enfermedad, una decepción, una pérdida, a veces simplemente por hacernos conscientes de que nos hemos abandonado a nosotros mismos. En mi caso el punto de inflexión fue una hernia de columna en un disco cervical, que me mantuvo varios meses en cama, con todo lo que eso implica en el ánimo de una persona. Esta vez fue mi cuerpo el que simplemente no pudo más y me gritó: ¡Detente, es momento de cambiar!
Sin embargo, mi cuerpo sólo fue el medio que mi espíritu utilizó para reclamarme, para que al fin lo escuchara y así poder saltarse, como quien aprieta un botón de emergencia, a las excusas y postergaciones con las que mi mente siempre se opuso a cambiar. Muy a menudo he percibido que el dolor es la herramienta última que el espíritu utiliza para que cambiemos. Por eso, a pesar de todo, agradezco el dolor.
Mi enfermedad implicaba no poder salir de casa, no poder trabajar con normalidad, sentirme in…

Cuando Llueve Me Acuerdo De Ti

Cuando el agua de la lluvia
desborda una vereda, me acuerdo de ti.

Y cuando ella cae diagonal,
como rayo de luz a una ventana.

Y si ella resbala por un tejado
y gota a gota cae sobre una misma hoja.

Me acuerdo de ti,
cuando tamborilea, lea,
sobre un cilindro de metal.

Y cuando un niño chapotea
en un charco que quedó tras escampar.

Y no porque lo vivimos,
sino porque terminamos antes que inicie la lluvia.

Yo me acuerdo de ti,
cuando la lluvia cae fina y persistente
sobre un lago llenándolo de ondas.

Como picotazos invisibles de pájaros alegres.

Y ahora estoy protegido por un techo volado,
bajo el cual estoy sentado viendo la lluvia caer.

Y yo me acuerdo de ti,
ese último día de otoño antes que llueva,
mirándome.

Por: Juan Estuardo
(Cuaderno Minerva No. 3, 27/May/2014)
Foto: Sonia Madrigal
Poesía