Ir al contenido principal

Jugaremos a adivinar quién es la luna | Poema



Por: ©Juan Estuardo

En adelante jugaremos a adivinar quién es la luna, sí, nosotros, los que estamos mirando detrás de esta ventana, en el escenario hay una luna en lo alto, un árbol deshojándose, un río que pasa día y noche y que no dice nada.

No ha dormido. Quién, a quién te refieres, quién no ha dormido. El árbol, me refiero al árbol, no ves que aún está de pie. Pero es correcto, los árboles no se echan. Bueno, pero éste además de no haberse acostado tampoco ha dormido, no ves sus ojeras y sus hojas, no ves que no ha dado un sólo paso ni ha estirado sus brazos hoy en la mañana. Lo veo, pero igual podría haber sido muy cauteloso al moverse y que por eso no lo hayamos advertido, además es otoño podría ser por eso. No es por eso, ya tiene un año así.

Y qué quieres que haga yo, no puedo hacer nada. Bueno al menos ya sabes que está así y no vives engañado. Crees tú que yo no lo sabía, tal vez no te lo haya comentado pero lo percibía. Como sea, lo importante es que ahora pensamos igual. Y cómo no vamos a pensar igual si somos el mismo.

(Escrito entre marzo y abril de 2015)
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Poema a Huacachina

Por: Juan Estuardo

Desierto,
la mente en blanco.
Pero a veces viene una idea
y cruza las dunas como un rider.
Y es un alboroto
la conciencia si los tubulares
muestran su poder.
Más tarde un breve silencio,
los boogies descansan.
En inglés "Sunset":
una llama de esperanza para la noche sola.
En castellano "Crepúsculo":
toda una vida en muy pocos minutos.
Y luego las ideas regresan
a toda velocidad a su punto de partida,
a algún hostel olvidado de la Huacachina
donde comenzó todo.
Y es la noche.
Y es el silencio.
Es la nada otra vez en el desierto.

(Domingo 3/Agosto/2014, tomando un café en El Quinde de Ica)
Foto: Tomada por el autor de este blog en Huacachina (Ica, Perú)

Haz que tu enfermedad sea una pista de despegue

Por: ©Juan Estuardo

A veces el inicio de un cambio se da cuando tocamos fondo, sea por una enfermedad, una decepción, una pérdida, a veces simplemente por hacernos conscientes de que nos hemos abandonado a nosotros mismos. En mi caso el punto de inflexión fue una hernia de columna en un disco cervical, que me mantuvo varios meses en cama, con todo lo que eso implica en el ánimo de una persona. Esta vez fue mi cuerpo el que simplemente no pudo más y me gritó: ¡Detente, es momento de cambiar!
Sin embargo, mi cuerpo sólo fue el medio que mi espíritu utilizó para reclamarme, para que al fin lo escuchara y así poder saltarse, como quien aprieta un botón de emergencia, a las excusas y postergaciones con las que mi mente siempre se opuso a cambiar. Muy a menudo he percibido que el dolor es la herramienta última que el espíritu utiliza para que cambiemos. Por eso, a pesar de todo, agradezco el dolor.
Mi enfermedad implicaba no poder salir de casa, no poder trabajar con normalidad, sentirme in…

Dentro de una botella había un barco | Poema

Por: ©Juan Estuardo

Dentro de una botella había un barco.
Silencioso. A veces se movía pero no llegaba lejos.
Era un silencio siempre ensordecedor.

Allí viajaban sueños de personas que reían.
Caminaban de un lado a otro del barco buscando un hilo a tierra.

A veces yo me alejaba y veía el barco desde lejos.
Y si me alejaba más, veía que estaba dentro de una botella.

Y ese silencio ensordecedor se volvía un barullo entrecortado.
Y fue así que decidí quedarme afuera a escucharme.

(Escrito el 22 de octubre de 2016)